octubre 14, 2020

Aprovecha de leer Marketing emocional (1er. Gesto)

MARKETING EMOCIONAL 1ER. GESTO

Las emociones son parte esencial de la mente humana, sin embargo, no todas las personas son capaces de expresar sus emociones adecuada o inteligentemente; cuando se trata de estímulos sobre un grupo y no precisamente sobre un individuo, regularmente las reacciones emocionales tienden a estar subordinadas por un influenciador, que puede ser otra persona, otro grupo de personas o simplemente una idea.

Este influenciador que gobierna sobre las emociones de determinado grupo necesita, para hacerlo exitosamente, ser capaz de dominar el imaginario de ese grupo, tiene que tener el poder para convencer, mediante la articulación de ideas que tengan asidero en la mente de sus influenciados, a su audiencia y para hacerlo se vale de recursos discursivos que pueden conectar al grupo entre sí, homogeneizarlo y entonces poder reaccionar al unísono.

Las audiencias suelen ser vulnerables cuando su dinámica cultural se basa en el consumo de contenidos que no pueden ser procesados con criterio, entonces los influenciadores tienen mayor poder sobre ellas, pueden manipularlas y lograr de ellas reacciones que pueden o no ser positivas, pero independientemente de esto, son reacciones irracionales, atienden a una conexión emocional y mientras más anclado esté el mensaje en el patrón primitivo, quizás mayor sea el poder que tenga el mensaje en la mente de este consumidor, mucho mayor sobre la audiencia.

Por otro lado, un influenciador inteligente sabe que un mismo contenido puede activar en distintos grupos emociones distintas; incluso a pesar de los arquetipos, el estado de ánimo de determinada audiencia la predispone ante un mensaje, la experiencia que tenga el grupo también hace que un mensaje que quizás para uno sea esperanzador para otro sea hipócrita e incluso si una audiencia tiene como rasgo común la capacidad para prever o anticipar situaciones, la capacidad para sorprender o maravillar va a verse altamente afectada, lo que reduce significativamente el énfasis de la emoción en particular; generalmente hay audiencias más racionales que en la dinámica emocional no suelen dar tanto espacio como hay audiencias muy emotivas que son caldo de cultivo perfecto para cimentar relaciones altamente vinculantes.

El marketing emocional gira en torno a esa capacidad que tienen los influenciadores de generar contenidos multipropósito, en el marketing emocional el influenciador, que casi siempre es la marca o depende de la marca, no busca manipular, no necesita hacerlo, no es conveniente que lo haga; busca más bien comunicarle directamente a la audiencia un mensaje sincero, pero enfatizando un sentimiento, permitiendo con esto un nuevo ámbito de la comunicación que es más útil a veces que la simple información objetiva, la visión subjetiva con intención positiva.

El marketing emocional busca elaborar en la mente del consumidor un escenario visual abierto, en el que hay muchas más posibilidades que las que pueden verse a simple vista, para esto se vale de la retroalimentación; la marca necesita conocer qué usos y cuánta importancia tiene en la vida de las personas, cuando una marca es bien valorada por muchas audiencias, la marca debe buscar las emociones precisas que genera en éstas; en algunos casos un marca alimenticia genera dicha o placer en una audiencia mientras que en otra genera valor o admiración; la marca entonces debe comunicarse con estas audiencias apelando a estas emociones, su mensaje, único, debe contener los códigos para expresar más de una emoción; si el caso fuera que genera repulsión, entonces debe hacer todo lo posible por conectar con esa audiencia a través de la generación de contenidos que transformen esa repulsión en empatía, la marca no puede intentar convencer a otros de que le guste, pero sí puede comprender que haya gente que no disfruta o que siente aversión a ella y entonces comunicarlo; con humildad, reconociendo que las emociones forman opiniones más sólidas que los argumentos objetivos.

A manera de conclusión

Una marca que busca, a través de las emociones, manipular a una audiencia, si es detectada en sus intenciones, puede perderla para siempre; las marcas deben dirigirse a sus audiencias a través de contenidos matizados, ecualizados, en ritmos altos y bajos, la comunicación de marca cuando busca un alto componente emocional, debe ser más inteligente, no se están narrando hechos, se está dando un mensaje subjetivo que no debe ser tan obvio porque eso podría parecer obsceno, pero tampoco puede ser tan sutil pues puede dar lugar a equivocaciones.

El marketing emocional, en conclusión, es una posibilidad real que tiene una marca de vincularse a sus audiencias con un gesto.

Comparte en Redes Sociales

Exclusive Content

Be Part of Our Exclusive Community

Become a Patron

STORE

merch

20% Off All Merch